La mediación es una gran desconocida para casi todos nosotros tanto para evitar la vía judicial, como para la resolución de cualquier tipo de conflictos.
En muchos países de nuestro entorno, la mediación es una manera fácil y eficaz de resolución de conflictos que conlleva muchas ventajas y donde se tiene muchas veces como principal procedimiento para dicha resolución.
Nuestro país durante muchos años, ha dado la espalda a este tipo de resolución de conflictos y ha sido en los últimos 5 años donde tímidamente parece que se está intentado introducir la mediación mediante la creación por parte del Estado de un registro de mediadores y la regulación específica al respecto con la Ley 5/2012 de mediación en asuntos civiles y mercantiles, obligado por el atasco judicial que padece la justicia en España.
También, incluso en el ámbito penal, que con la aprobación de la nueva reforma del Código Penal, introduce la mediación en determinado tipos de delitos.
La mediación como resolución de conflictos frente a la vía judicial ofrece principalmente tres ventajas:
La primera es su rapidez, puesto que al ser un trámite extrajudicial, se evita pasar por el juzgado y su consiguiente lentitud y tramitación. Y más aún cuando existe el actual colapso en la justicia española.
Dicho sea de paso, la mediación contribuye a esa descongestión, puesto que procedimientos que perfectamente se pueden resolver a través mediación no llegan a los juzgados, contribuyendo al alivio de la carga judicial.
La segunda ventaja que ofrece es el ahorro de muchos gastos inherentes al procedimiento judicial, como pueden ser los gastos de abogado y procurador o incluso las tasas.
La última ventaja y quizás la más importante, es que una vez que se inicia un procedimiento judicial, en la mayor parte de los casos la relación, ya sea mercantil o personal se rompe. Sin embargo, en la mediación se pueden llegar a rehacer dichas relaciones, ya que la mediación lo que busca es un acercamiento entre las dos partes y la búsqueda de un acuerdo que satisfaga a ambas.
Evidentemente que las ventajas que tiene la mediación son muchas y muy interesantes, aunque también posee inconvenientes que pueden llegar a pensar en desechar esta opción.
Entre los inconvenientes, el más importante es que el acuerdo al que llegan las partes no tiene fuerza ejecutiva, y por tanto, si una de las dos partes no cumple el acuerdo, se ha de iniciar un procedimiento judicial. Aunque sí es cierto que se parte de una prueba con mucho peso jurídico, que es un acuerdo de mediación firmado por ambas partes.
Por tanto, la mediación es una forma sencilla, rápida y económica para la resolución de muchos conflictos que por su entidad, se pueden resolver con un acercamiento entre las partes, evitando la vía judicial con todos los inconvenientes y gastos que ella conlleva.

 

J. Enrique Rodríguez Melero

Abogado y Mediador Civil y Mercantil